FRANCIA

Descripción: C:\Users\FMM\AppData\Local\Temp\Photo Sr Erika Ramos.jpg



« Por las sendas  de la vida misionera »   “Cantaré eternamente las misericordias del Señor”




Muy queridas hermanas: Un saludo fraterno  para compartir la vida en Francia. / Comparto un saludo fraternal con el sentimiento de país el Perú, agradecida con ustedes, hermanas con quienes compartí la vida de misión en Francia.

 Quiero expresarles y convidar las experiencias habidas en mi viaje al viejo continente, específicamente Francia, país que pese a tener un idioma con las mismas raíces que nuestro español, resulta completamente distinto, tanto en la manera de hablarse como en la de construir el pensamiento para poder expresas lo que necesitamos comunicar. Así que con su permiso voy a comenzar:

Mi primer impacto 

En el mundo francófono, completamente nuevo para mí,  el encuentro con la otra cultura, el no poder  comunicarme  y no poder expresar mis sentimientos, me resultó un poco difícil,  pero la gracia de Dios que ayuda y regala, la sentí fuerte en mí, como una energía de vida que me condujo por el camino del objetivo al cual venía.

Cuando yo me vine  del Perú Traía en mi mochila mucha esperanza e ilusión de crecer  y abrirme a  una nueva  realidad cultural  en la nueva lengua y sobre todo,  el entusiasmo y la gracia de Dios que me acompaña  es una luz  en el camino, aquel en el que Dios sale a nuestro encuentro  a través de las personas de buena voluntad, cariñosas y caritativas que siempre están dispuestas  para brindar ayuda, dar una ayuda.

Los encuentros y vivencias.

El encuentro con las hermanas en la comunidad Fmm. de  « San Miguel »  (Paris):   su acogida fraterna  fue muy sincera e interesante,  sentí su hospitalidad,  el espíritu franciscano que habita en Ellas.  es una comunidad hospitalaria, la conforman las hermanas  mayores, aproximadamente son  de 30  a 35  miembros; se encargan de recibir  y acoger :  a estudiantes  Fmm. y como a religiosas de otras congregaciones y todos  los servicios provinciales.

Cuando empecé los estudios de la lengua que aquí se habla; en la Alianza Francesa. Me encontré con estudiantes  de diferentes países y sobre todo que residen  en Francia desde hace ya  varios años, pero que pese a eso aún no han logrado hablar y utilizar  bien el francés, pero que por su experiencia, podían comunicarse con nuestros anfitriones franceses, a veces  con gestos pero ya estaban más familiarizados que yo que recién venía de América. En mi caso me sentí perdida en los primeros días de mi arribo.

 En esos momentos difíciles, me vino  una nostalgia por el castellano y me dije:  cómo no volver a mi lengua! Es cuanto valoré lo bueno que tiene cada cultura, caí en cuenta que  en lo diferente esta nuestra riqueza, la de cada cultura y la de cada país en este gran mundo.  Empecé como una niña, de lo básico, del inicio, con las primeras palabras  a memorizar, verbos a conjugar, en los tiempos gramaticales del presente al pasado,  al futuro  etc. como en cualquier otro idioma, cuando se quiere hablar con propiedad y conocimiento.

Cada día, cuando despertaba, decía a Dios -« Señor que yo te alabe con cada palabra de francés que yo aprenda  hoy », esto  fue como mi oración   para alcanzar mi meta; siempre con un pensamiento positivo y lleno de entusiasmo, seguí cada paso del camino y cuando, aún ahora me es difícil de saber el significado de una palabra  o de comprender alguna frase me  digo «  si se puede y no me rindo! »  a veces viene la desmotivación, siente  uno que no  ha aprendido mucho, pero siempre se gana!  Nada hay en vano  todo es gracia y oportunidad de crecimiento.

Lo maravilloso del cerebro humano.  

Cuando el tiempo fue pasando la profesora me hablaba y yo empezaba a entenderle y ya se me hacía como si fueran familiares  las palabras; es un largo proceso,  no digo que he llegado  a la meta pero estoy en camino hacia la meta, sigo con esfuerzo y decisión para  lograrlo.    Un poco de ganas y constancia  y sobre todo perseverar  con los ojos puestos en Dios y en la meta. 

 «  Para la misión y sus riesgos nos quiere  fuertes en la fe »María de la Pasión,

 Que Dios de la Esperanza  me ayude a caminar firme y con la mirada positiva de todo lo que me pasa y todo lo que encuentre; siempre es un desafío otra cultura otro idioma pero no es imposible  todo es gracia y bendición, alabado seas Señor por la vida y la misión.

Por terminar   con el corazón lleno de gratitud  de tener esta oportunidad  como un gran regalo de Dios y de la provincia de Perú  tener este tiempo de   aprender  el francés espero  estar  a la altura de lo que el instituto me pide para responder a la misión en  el África

« No dejaré terminar el día sin haber crecido un poco sin haber sido feliz   sin haber aumentado en mis sueños »

Con el cariño de siempre     Erika Ramos. Fmm.

 

 

 

 


Redes Sociales









             










Buscar

Archivos